El hipertexto de senderos que nos bifurcan

Hoy comprendí el significado de la palabra hipertexto. Yo ya conocía su significado teórico, especialmente aplicado a la narrativa. Técnica mediante la cual el lector puede y debe decidir durante la lectura para seguir avanzando en la historia hacia un punto u otro, desechando temporalmente, o quizás para siempre alguno de los caminos posibles. Hoy, cuando montaba en mi bicicleta por el campus, como acostumbro, se incorporó a mi camino una ninfa renacentista, cuya rubia cabellera perseguí cuanto fue posible, y consciente en cada intersección de que podría ser la última en nuestro común camino. Al fin, sucedió, y se bifurcaron los senderos, quizás para siempre. El hipertexto, a imagen y semejanza de la vida misma, es sin duda una continua y arriesgada serie de decisiones que determina sin duda nuestra experiencia como espectadores de la historia personal y deja atrás otras historias posibles.

Bucearía ahora mis pensamientos perdiéndome en el laberinto creado por Ts’ui Pên y descrito en su Jardín de senderos que se bifurcan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s