Investigación en las nubes

>

(Foto: Ian Muttoo

Estimado decano de facultad:

Le escribo para expresar la necesidad de un cambio en el modo en que los investigadores deseamos desarrollar nuestros proyectos de investigación y la forma en que deseamos compartir y hacer público nuestro conocimiento, especialmente en las áreas de humanidades.

Para comenzar, nos negamos a escribir libros, tal como Ud. los entiende y la universidad lo ha demandado hasta ahora. Con las actuales herramientas de que disponemos (y el libro es una de ellas, lo sé) no podemos permitirnos el lujo de publicar libros al uso, de esos que aparecen impresos dos años después de haber sido escritos y revisados. La realidad es que tales libros quedan viejos en cuanto los entregamos, porque los investigadores nos dedicamos a investigar, y una semana después tenemos nuevos materiales y matices que añadir al libro, lo cual se vuelve impracticable cuando está en imprenta. El libro siempre ha representado un estadio de conocimiento dentro de una línea investigadora, un momento concreto, pero hasta cierto punto aleatorio, de nuestro propio estado investigador. Por ello nos negamos a escribir más libros, o hitos de papel y tinta. Ya no es necesario restringirnos a estos términos en una sociedad donde la información ha alcanzado una fluidez mucho mayor, y en la que los investigadores somos capaces de gestionarla mucho mejor.

Por eso, queremos pedir una infraestructura tecnológica muy diferente por parte de la universidad y su departamento de publicaciones. Normalmente, los investigadores llevamos adelante dos o tres líneas de trabajo investigador. En esas líneas desarrollamos pequeños núcleos de análisis en torno a algunos problemas concretos, al mismo tiempo que acostumbramos a delinear el marco general en el que nos situamos y donde ubicamos las investigaciones de otros colegas. Es decir, la universidad sólo debe aprobarnos esas líneas de investigación otorgándonos un espacio tecnológico apropiado para desarrollar y exponer cada una de ellas. Trabajamos siempre con proyectos que se amplían y generan novedades continuamente. Por lo tanto, necesitamos un espacio donde mostrar de una manera dinámica no sólo los resultados (¿hay algún resultado definitivo alguna vez?) sino el proceso de nuestras investigaciones, con capacidad para poder compartirlo con nuestro público (otros colegas, estudiantes, interesados) de una manera continua e interactiva. Esto implica, que toda la tecnología 2.0 actual, el uso de lo más avanzado en wiki, blog, multimedia y redes sociales debería estar a nuestra disposición para mantener vivas y abiertas nuestras líneas de investigación, en las que el investigador pueda decidir cuándo publicar un resultado tal como él lo concibe, y en las que los proyectos se retroalimenten con la interacción de otros especialistas y, por qué no, otros públicos no necesariamente académicos.

A menudo descubro nuevos materiales cada semana, y estos nuevos materiales forman parte de un puzzle que está en mi cabeza y voy construyendo, pieza a pieza. Debería tener la oportunidad de incorporar inmediatamente y de manera pública esta pieza al puzzle de mi línea investigadora, de forma que pueda recibir una respuesta lectora en cualquier momento. Y poder hacer lo mismo con otros colegas o interesados. Los investigadores no investigamos para nosotros mismos, aunque pueda ser un placer hacerlo, sino que lo hacemos también para aportar un conocimiento (y su divulgación) dentro de una vasta red de conocimientos comunes con las que concebimos el mundo, un repositorio colectivo que ahora se llama red de redes. El conocimiento se entiende y acepta ahora más que nunca como participación en esa imago mundi, y la manera de participar en ella se fundamenta en la fluidez de la comunicación de nuestras ideas, descubrimientos, tanteos.

No importa que mi libro crezca diariamente, que cambie cada semana, todos aprendemos algo cada día y por tanto el mundo no está quieto para nadie. Como investigador, no temo a contradecirme, a retroceder un día, a avanzar otro, porque a menudo la contradicción me ha llevado a donde estoy.

De este modo, los investigadores obtendríamos numerosos beneficios: no sólo la fluidez en la exposición, aportación y comunicación de ideas, procesos, resultados, sino también la creación y pertenencia a una comunidad científica mejor conectada, y por tanto mejor comunidad. Los colegas podrán criticarme (positiva o negativamente) y por lo tanto, revisar o defender algunas de las ideas de manera mucho más efectiva y viva.

Por lo tanto, pedimos un espacio multimedia e interactivo donde podamos esquematizar, añadir, modificar, volver a recuperar, enlazar y experimentar cualquier tipo de información, y en el que podamos discutir, intercambiar y enlazar información propia y ajena (¿no se entiende lo propio desde lo ajeno?). No queremos publicar más libros, pero sí queremos mantener actualizados y abiertos al máximo posible nuestros proyectos. Publicaremos continuamente, porque continuamente investigamos y se reflejará así nuestra actividad colectiva constante de preguntarnos, contestarnos, relacionarnos, cuestionarnos, expresarnos, dilucidarnos, proponernos.

Queremos una herramienta que combine lo mejor de wiki + wordpress + twitter + facebook + google + prezi + flickr + youtube + delicious + citeulike + flowr + ustream + dropbox + rss + sync.in + wallwisher + pip.io + zotero + dipity. A algunos periodistas y otros profesionales ya les ofrecen paquetes básicos o, en su defecto, lo organizan por sí mismos en páginas personales. Pero en nuestro caso, si la universidad quiere seguir aportando conocimiento a la sociedad, y autorizarse en su labor universal, tiene la responsabilidad de innovar también, facilitando como renovada institución herramientas para el conocimiento a sus investigadores.

Y disculpe. Creo que en la lista he olvidado algún servicio 2.0, aunque se entiende fácilmente para qué voy a usar cada uno y todos en su conjunto. De todas formas, puedo explicárselo detalladamente en un informe distinto, si es necesario. ¿Se le ocurre algo más?

Atentamente le saluda,

un investigador.

PS. Parece que van llegando otras voces con peticiones similares.

Anuncios

Un comentario en “Investigación en las nubes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s