El mapa del tiempo, del cielo, y del caos

Al cerrar el libro me pregunto en qué mundo vivo. Emocionado por la fuerza de la ficción que a menudo creamos al relatar acontecimientos del pasado, nunca hubiera imaginado que sería posible concitar en el palacio de mi imaginación tantos amigos y conocidos, redivivos, entramados en una red de aventuras, paralelas a veces, convergentes otras, llenas de emoción, inteligencia, estilo, y sentimiento humano. Con el excelente estilo de aquellas novelas seriadas, científicas, policíacas, aventureras, que aún se publicaban en Europa cuando yo aún escribía los casos de Holmes, y tras tantos años sin ver regresar a tantos compañeros de fatigas al final de un siglo prodigioso, ni siquiera como fantasmas en mi habitación ya casi vacía, sin rescatarlos en la memoria, recibo con gozo y regocijo la lectura de estos tres volúmenes que toda la sociedad londinense da en llamar hoy, con poco fingida pasión, la trilogía victoriana, publicada bajo seudónimo inicialmente en las Españas por un supuesto escritor gaditano muy poco conocido hasta entonces en nuestra querida Albión.

Reunir sabiamente la historia no contada ni hasta ahora desvelada de Jack el Destripador en las calles prostituidas del East End londinense, al hilo de una historia de amor que quiere atravesar el tiempo y el espacio, en aquellas semanas en las que Gilliam Murray organizó aquellos viajes al siglo XXI tras la estela exitosa de La máquina del tiempo del amigo H. G. Wells para descubrir la lucha entre humanos y robots, con el capitán Shakelton al mando –desmayo de señoritas urbanistas con sombrilla–, no es tarea fácil, ni tampoco narrar con sencillez, riqueza y pericia el hilo en el que una aparente ficción, un amor imposible, puede llegar a realizarse efectivamente si la literatura hace de mediadora. Volver a narrar y vivir La guerra de los mundos cuando ésta llega a suceder en alguno de esos mundos, y rescatar con una nueva luz la crónica que Edgar Allan Poe y luego Julio Verne recogieron sobre Arthur Gordon Pym, para iluminar el origen extraterrestre de la invasión que acaecería mucho tiempo después, no solamente muestra un experto conocimiento del palacio decimonónico del misterio y la aventura, con su viaje antártico e iniciático por medio, sino que además se prepara perfectamente el sutil y fino hilo conductor que nos traerá, más tarde, en el último volumen, a mí mismo, como si fuera mi querido y odiado Holmes, y acompañado del amigo Wells y su valiente esposa Jane, en uno de los casos más alucinantes en los que me he visto envuelto, buscando en ese mundo inmaterial de espíritus y fantasmas que nos rodean, de espejismos, de sutiles paralelos, y de errores humanos, la vía invisible que es capaz de unir el amor más allá del tiempo y el espacio, de conectar todos nuestros yoes (y de paso intentar salvar el Universo). Una respuesta que solo Lewis Carroll, matemático y escritor, el gran amigo de Alicia, pudo haber ayudado a desentrañar. Hay un mapa para todo, y la trilogía victoriana lo es de la imaginación humana protagonizada por aquellos grandes descubridores decimonónicos que llenaron el mundo de inventos, misterios, casos y aventuras más allá de los límites conocidos por el hombre de su tiempo, un hombre con la mirada en el cielo que, sin quererlo ni tampoco dudarlo, se arrojaba al caos que vendría en el siglo XX.

Se comprenderá por qué, después de cerrar el libro, aún maravillado, me siga preguntando en qué mundo vivo. ¿Y usted, de qué novela procede y de qué personaje se hizo amigo o se enamoró?

A. C. Doyle

Nota manuscrita encontrada junto a uno de sus últimos relatos publicados, y hasta hace poco olvidados, sobre Holmes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s