Un libro al día. La escritura en blog, una entrevista colaborativa y el debate en linea como generadores de contenido y práctica pedagógicos

El pasado 3 de diciembre, como generalmente acostumbramos a organizar en The Littera Project una vez al semestre, realizamos en el marco de la clase de lengua española “Taller de escritores – Spanish Writing Workshop” ofrecida por Hobart and William Smith Colleges (Geneva, NY) un Google Hangout en directo con la participación activa del entrevistado, Santi Pérez Isasi (profesor en la Universidad de Lisboa y bloguero), el moderador (yo mismo) y todos los estudiantes de la clase. Obviamente, como una clase de 45 personas es difícil de integrar en la videoentrevista, cuatro estudiantes voluntarias (Jerlin Garo, Amanda Hollick, Gloria García y Jordyn Dezago) intervenían directamente en el video, y el resto asistía, desde sus computadoras (deslocalizadamente), siguiendo la charla y utilizando la opción de “Q&A” (preguntas y respuestas) de Google Hangouts para ir dejando comentarios e impresiones sobre lo que se decía, además de ir añadiendo nuevas preguntas, que yo como moderador, y a imitación mía las estudiantes voluntarias, repasaban cada cierto tiempo y las compartían con Santi. Es cierto que un grupo numeroso comentando y preguntando en dicha sección hace al moderador poco avieso un tanto difícil seguir y seleccionar las preguntas, pero resulta un ejercicio necesario para todos aprender a captar y sintetizar inquietudes recurrentes que pueden transformarse en una sola pregunta, o elegirse aquella que mejor representa tales inquietudes.

Sección de preguntas que los participantes dejaban en tiempo real.

Sección de preguntas que los participantes dejaban en tiempo real.

El tema tratado era la escritura en blogs, ya que Santi, además de ser un bloguero de ficción muy activo, creando ficción continuamente a través de su blog creativo Como un libro abierto, forma parte de un proyecto que lleva años en la red, Un libro al día, donde una decena de lectores colaboradores deja breves reseñas al lector interesado, exactamente una al día, cada día del año. Los estudiantes tuvieron oportunidad de leer en los días anteriores las reseñas y algunos de los relatos más recientes de Santi y los colaboradores. La charla, como otras, se realizó en un ambiente muy familiar y de cierta intimidad que se produce, en mi opinión, ante la posibilidad de estar cada uno en su lugar escogido para charlar, acompañado del ordenador portátil en tu habitación, oficina, u otro espacio.

La actividad me parece, una vez más, no solo interesante porque un grupo de estudiantes tiene acceso a una persona con algo interesante que decir pero que no puede desplazarse físicamente hasta donde están ellos, sino también porque el video se emite en directo, y los habituales seguidores del blog pueden acceder a ella también, o cualquier otra persona que sepa del evento. Además, la charla los mantiene activos toda la sesión, siguiendo la conversación y generando nuevas preguntas y comentarios, y finalmente queda grabada y dispuesta como material didáctico original en internet (Youtube), de forma exclusiva, porque la participación y discusión de estos estudiantes con el invitado es única e irrepetible. Como material audiovisual generado, todos los estudiantes, tal como aprovechamos en The Littera nuestras actividades, tienen la tarea de ver, comentar y discutir en los siguientes días ideas vertidas en la conversación a través del blog de la clase, añadiendo a la comprensión oral una reflexión mínimamente selectiva y crítica de lo que se dijo, lo que les permite ramificar y ampliar el campo de discusión a perspectivas en las que cada estudiante se interesa más, como en este caso fue debatir más a fondo algunos aspectos sobre la creatividad e innovación, la función de la tecnología actualmente y su efectividad educativa, el libro frente al papel. Se genera aún más material original útil por parte de los estudiantes al mismo tiempo que ellos aprenden y cumplen su objetivo académico de escritura y pensamiento.

Extracto de la discusión en el blog reflexionando sobre el uso y efectividad de la tecnología (internet especialmente) en las vidas diarias y educativas de los estudiantes.

Extracto de la discusión en el blog reflexionando sobre el uso y efectividad de la tecnología (internet especialmente) en las vidas diarias y educativas de los estudiantes.

En definitiva, es un tipo de actividad que no solo les ofrece la habilidad tecnológica y cultural de relacionarse con personas especialistas en otras áreas geográficas y en otro idioma que están aprendiendo, sino que también integra perfectamente la comunicación audiovisual en vivo en un contexto real (escuchando, enviando preguntas, etc.), la reflexión y repaso de algunos momentos que no quedaron claros a través de video, y el debate colectivo abierto sobre algunas de las cuestiones tratadas. Logran además el contacto directo con el invitado, que a menudo les ofrece una red social o correo de contacto directo, y añaden una fuente nueva y en actividad constante (en este caso un blog de libros) a su bagaje académico para su uso personal y educativo en el presente o en el futuro. ¿Qué más podemos pedir? Quizás un buen café que nadie tenía en su mesa por la emoción de participar atentamente preguntando a Santi.

Una de las reflexiones críticas acerca de la entrevista en el blog de la clase.

Una de las reflexiones críticas acerca de la entrevista en el blog de la clase.

Investigación y pedagogía digital en abierto

… digital pedagogy is less a field and more an active present participle, a way of engaging the world, not a world to itself, a way of approaching the not-at-all-discrete acts of teaching and learning. To become an expert in digital pedagogy, then, we need both experience and openness to each new learning activity, technology, or collaboration. Digital pedagogy is a discipline, but only in the most porous, dynamic, and playful senses of the word.

(Jesse Stommel, “Decoding Digital Pedagogy, pt. 2: (Un)Mapping the Terrain“)

Debo confesar que admiro especialmente la sencillez cuando va acompañada de la inteligencia, en cualquier aspecto de la vida. Acabo de descubrir una nueva revista online sobre pedagogía digital (HYBRID PEDAGOGY: A Digital Journal of Teaching & Technology) que, además de sintonizar muy bien con los principios de The Littera Project, lleva a la práctica toda una filosofía de trabajo y difusión digital en red con una sencillez impepinable que potencia, con herramientas 2.0 de uso habitual, una máxima flexibilidad, colaboración, transparencia, y discusión de materiales e ideas en una revista académica. Es importante, creo, que sus creadores destacan esa relación intrínseca que debe buscarse entre teoría y práctica, entre investigación y pedagogía, la coherencia en el uso híbrido de métodos, técnicas y tecnologías a la hora de enfrentarnos al tema que aborda la revista, y el objetivo de borrar fronteras en el diálogo (a veces roto o inexistente) entre educación secundaria y universitaria, entre estudiantes, profesores y otros públicos.

Captura de pantalla 2013-03-09 a la(s) 18.39.26La estructura de blog (sospecho que usan WordPress) permite crear un archivo bien organizado y etiquetado de contenidos y temas; así, la sección dedicada a los artículos de investigación posee varios enfoques de interés (pedagogía digital, aprendizaje online, colaboración, educación abierta, investigación, teorías) que pueden visitarse fácilmente pulsando una pestaña y así acceder a la serie correspondiente sobre ese tema. También hay otros accesos trasversales al contenido en la columna derecha para acceder por autores, calendario de publicación, categorías, y múltiples etiquetas de contenido. Los artículos publicados están abiertos a discusión de comentarios, y muchos de ellos generan interesantes discusiones. La idea de que un artículo no es la última palabra dicha sobre un tema, sino el inicio de una discusión académica se establece aquí con inmediatez, claridad y eficacia. Es una revista de acceso abierto en todos los sentidos: divulgación de contenidos y discusión abierta de los mismos. Es además, de publicación regular y continua, con un solo ciclo ininterrumpido, lo que ofrece una gran flexibilidad en la publicación de contenidos. ¿Por qué esperar a una convocatoria determinada cuando tengo algo que decir ahora, y no dentro de seis meses?

Pero antes de que el artículo llegue a publicarse oficialmente, pasa por un proceso lógico de revisión. Ese proceso se explica en el clásico lugar llamado “Submissions”, que primero dedica un espacio inicial y extenso a las maneras de participar en la revista: leer y comentar los artículos, pasarse por el foro que crean los usuarios sobre preguntas o cuestiones particulares, etc. La idea de publicar un artículo de propia autoría solo llega al final y se entiende que es una parte más de toda la actividad de la revista. Se estimula claramente y con sencillez la participación y se da a entender que la revista académica consiste en un proceso continuo de aprendizaje mediante el desarrollo de  una cultura participativa. No se entiende ya publicar algo sin participar al mismo tiempo del contenido de la revista en diversas formas. La idea que subyace es formar una comunidad de suscriptores activos en diferentes fases de producción académica.

Captura de pantalla 2013-03-09 a la(s) 18.41.25Entre esas fases, la publicación de un artículo propio sigue un proceso sencillísimo que busca la revisión, no ya por pares, sino a pares y pares de lectores, es decir, una revisión generada por la aplicación del crowdsourcing, la colaboración múltiple en la redacción de la investigación. Basta abrir un documento de Google, escribir, compartirlo con la dirección que provee la revista, y entonces pasa a ser accesible automáticamente para un número indefinido de suscriptores, que pueden leer el documento y dejar sus comentarios y sus críticas. El autor los valora, entiendo que mantiene una discusión con algunos de ellos (puesto que los documentos de Google así lo permiten) hace los cambios que crea necesarios, y después de ese proceso interactivo y vivo acuerda con los administradores el permiso de publicación general, donde seguirá recibiendo opiniones de nuevo lectores a través de los comentarios abiertos habilitados por el blog. Cuatro ojos ven más que dos, y sin duda esta democratización de la revisión aporta en sí misma una revisión activa y variada del documento, en la que sin duda los expertos asociados a la revista querrán intervenir, así como otros lectores no tan expertos que tengan algo que decir. Es una lástima que en este punto el documento no sea ya público, en ese caso la transparencia sería total y muy útil también para quien quisiera asistir a todo el proceso de discusión y formación de un artículo.

Captura de pantalla 2013-03-09 a la(s) 18.46.47Pero aún hay más. La revista posee su cuenta de Twitter (@hybridped) y Facebook, donde salen las novedades y amplían el espectro de difusión y discusión de temas y noticias relacionadas con la revista y su tema central. A esto se le añade  algo mucho más interesante: el uso del hashtag #digped para convocar discusiones online cada cierto tiempo, durante las cuales se aborda un tema de interés. Esto crea un evento en vivo organizado por la revista, sus colaboradores y seguidores; pero aún hay más: esa conversación quedaría en 24 horas en el olvido de la línea de tiempo twittera si no se rescataran algunas de las intervenciones y fueran editadas mediante Storify, un programa de curación o selección de materiales de internet para crear informes o historias sobre un tema. Cada uno de los debates genera un Storify que se convierte en un nuevo artículo en la sección de debates de twitter.

Una sección aparte se dedica a seleccionar y comentar brevemente (por orden alfabético) las herramientas web que se han citado en artículos como ejemplos o instrumentos de pedagogía digital. Es una lástima que no sea una lista crítica colaborativa (como la que tenemos en Diigo para The Littera), porque ofrecería pronto unos buenos resultados y numerosas herramientas. Entiendo que quieren seguir el hilo de aquellas herramientas sobre las que hay una discusión en los artículos, pero tampoco hay un enlace a los artículos donde estas herramientas son citadas, lo cual sería ejemplar y utilísimo.

La forma de contacto con la revista, además del email general, provee de cuentas de Twitter para cada colaborador o administrador, con lo que se logra una comunicación mucho más flexible para consultas y ayuda a generar una red más amplia entre los colaboradores y aquellos con los que estos colaboradores están conectados.

Captura de pantalla 2013-03-09 a la(s) 18.51.09

El seguimiento de los nuevos artículos puede hacerse por suscripción RSS, o seguir a través de las redes sociales mencionadas. Echo en falta una caja de búsqueda para poder encontrara artículos que contengan la palabra que nos apetezca, pero el resto de detalles, como la accesibiilidad, la licencia Creative Commons utilizada, ofrecen al público lector una magnífica oportunidad de acceder y reusar la información desde los estándares básicos actuales.

Como recordaba Joaquín Rodríguez hace unos días, en homenaje a Aaron Schwartz,es necesario entregarnos por lo abierto para así modificar algunos hábitos obsoletos de la ciencia y la academia respecto del tradicional poder en la construcción del conocimiento, y esta revista, me parece, es un buen ejemplo de ello.

Es necesario repensar en profundidad el sistema de creación, circulación, uso y reutilización de los ensayos, experimentos, contenidos y resultados generados por la comunidad científica: es necesario hablar de open data, de open access y open edition, como elementos íntimamente correlacionados en un nuevo proceso de descubrimiento, ensayo, error, comentario y publicación dependiente, de manera soberana, de los propios científicos.

(Joaquín Rodríguez, “Dar la vida por lo abierto“)

Del mestizaje caribeño al mestizaje de tareas digitales para una pedagogía digital

Aprovecho hoy para comentar que el pasado martes 19 de febrero, día de mi santo beato, moderé por primera vez un hangout o multiconferencia virtual de Google+. El tema de discusión era “Los Caribes del Caribe” y formaba parte de una actividad para un curso llamado Hispanic Media que se desarrolla esta primavera en Hobart and William Smith Colleges, NY. El curso repasa algunos países latinoamericanos, además de España, tratando algún aspecto concreto, que en este caso se centraba en el mestizaje cultural, de gran influencia africana, en los países caribeños y su comida, su música, sus etnias, sus creencias religiosas. Completaron el panel conversador Giselle Winchester, originaria de Trinidad y Tobago, además de profesora en Syracuse University, Peter Josue Rosado, estudiante puertorriqueño de doctorado en químicas en la misma universidad, Fernando Rodríguez Mansilla, profesor peruano de Hobart and William Smith, y una estudiante estadounidense del curso, Zoe Goodwin, que pudo preguntar directamente por sus áreas de interés a nuestros invitados caribeños. Por problemas técnicos no pudo incorporarse la dominicana Lilibeth González.

Los Caribes del Caribe

Si bien la charla resultó interesante y amena, informativa, y permitió poner en la misma conversación a personas de orígenes muy diversos, incluida la participación activa en directo de un estudiante, es cierto que la actividad no termina ahí. El video fue emitido en directo a través del blog de la clase, difundido a través de nuestras cuentas personales de Facebook y Twitter, y de las cuentas de The Littera Project, que impulsa la iniciativa. Durante la emisión, al menos un estudiante que asistió en directo, dejó una pregunta comentario a los participantes, de forma que pudimos dar una respuesta en directo. El resto de estudiantes, que a esa hora tenían otras clases, revisan estos días el video y dejan sus impresiones y reflexiones como respuestas en el blog (se les ha pedido investigar un poco más en algunos de los aspectos comentados durante la charla). De esta manera, todos participan en la actividad, sincrónica o asincrónicamente, y la charla se aprovecha al máximo. Además, queda como material disponible para el resto de la comunidad educativa o para cualquiera con la inquietud suficiente para acercarse al tema.

Sin embargo, aún creo que es posible implementar nuevos aspectos con la tecnología de redes digitales. Una idea que he probado con éxito en alguna conferencia en vivo es ocupar a algunos estudiantes cubriendo el contenido, las ideas principales, y las citas más relevantes del ponente o la dicusión posterior a través de Twitter, creando un #hashtag para la ocasión. Mantiene al estudiante atento a lo que se dice, y trabajando mentalmente por seleccionar y sintetizar la información que se le presenta. Porque no sólo dejar preguntas a través del blog o del twitter, sino también ir dejando constancia de lo que se dice les ayuda a permanecer activos y a difundir el evento y sus principales ideas por la red, probablemente llegando a más personas que puedan interesarse en conectarse para asistir a la charla en directo o a verla después.

Captura de pantalla 2013-02-21 a la(s) 18.45.22

Otra posibilidad es usar la Comunidad en google+ para que se enlacen materiales online sobre lugares o informaciones citadas en la charla, de forma que expandimos de una forma multimodal (no solo como respuestas críticas textuales en el blog) los contenidos, accediendo a imágenes y videos que complementan lo que una charla no permite, por tiempo y enfoque, hacer.

Una última cuestión, relacionada con la habilidad de escucha y comprensión, se relaciona con la subtitulación de la charla. Youtube ofrece un servicio automático, que genera muchas frases erróneas e incluso incomprensibles. Esos subtítulos son editables, y divididos entre un grupo amplio de estudiantes que quieren desarrollar su aprendizaje del español, les permite mejorar su comprensión del idioma (y contenido de la charla) a la par que colaboran en ofrecer al público un video más útil y profesional, con subtítulos revisados. Se une aquí el concepto de colaboración y crowsourcing aplicado a una tarea de aprendizaje lingüístico que tiene un efecto final de servicio profesional.

Captura de pantalla 2013-02-21 a la(s) 18.51.28

Esto me empieza encajar muy bien con las habilidades efectivas que se exijen del aprendizaje global de una cultura, un idioma, enriquecidas ahora con la experiencia de las humanidades digitales: capacidad de comunicación con otros, superando fronteras transnacionales mediante la multiconferencia, reflexión y difusión de la charla en directo a través de síntesis elaboradas en redes sociales, realización de preguntas, comentarios y ampliaciones, durante y después de la charla mediante el blog, mejora de habilidades de comprensión y audición lingüística en la edición de subtítulos, y todo ello ofrece formación en un tema concreto, inspira nuevas ideas por descubrir y personas con las que conectar, alimenta la discusión necesaria para crear nuevo conocimiento, genera una experiencia personal de contacto y comunidad entre la clase y el resto de participantes, y finalmente todo ello queda como material educativo, y sobre todo como producto profesional de cierta calidad disponible como servicio público para cualquier otro interesado que se pasee por el blog, el video, el twitter, en el futuro. Finalmente, no negaré que ofrece un magnífico reflejo académico y personal de los participantes, una prueba de su trabajo en equipo, y una imagen para las instituciones que representan también, que verá con interés el tráfico que esta charla con sus interacciones produce en el blog del curso, por ejemplo.

¿Cómo podemos incorporar y desarrollar otras actividades tecnológicas de forma que aporten valor al mero conocimiento adquirido y conviertan el aprendizaje en una experiencia de servicio a otros?

Las humanidades ante el molino

Molinos de viento

Molinos de viento, de Jaime GC

El pasado jueves 7 de febrero a media tarde, The Littera Project, por iniciativa de Mónica Poza Diéguez (Syracuse University), y con la participación de Fernando Rodríguez-Mansilla (Hobart and William Smith Colleges), Alejandro García-Reidy (Syracuse University), Vitas Carosella (Syracuse University) y Álvaro Llosa Sanz (Hobart and William Smith Colleges), realizó un primer encuentro digital a través de los hangouts de Google+. La charla quedaba asociada a un curso introductorio a las literaturas hispánicas ofrecido por el Departamento de Lengua, Lingüística y Literaturas de Syracuse University, y enseñado por Mónica. De la misma universidad, y con la intención de hacer participar a sus estudiantes de un curso sobre literatura peninsular española, Alejandro se sumó al encuentro, que consistía en ofrecer perspectivas sobre la figura de Don Quijote en el contexto de la famosa aventura con los molinos. Fernando y Álvaro (yo mismo, que me quedé sin acceso al micrófono, pero salvamos la situación mediante el chat) completaron el panel de siglodeoristas, y el invitado de lujo en este caso fue Vitas, estudiante del curso de Mónica donde todos los estudiantes habían realizado una lectura del capítulo VIII del primer Don Quijote. Otros estudiantes siguieron en directo la charla a través de la comunidad de Google+ de la clase (Literatura en Acción) y realizaron alguna pregunta mediante el uso de los comentarios. Posteriormente, el video queda como material de archivo del curso y actividad complementaria sobre la que el resto de estudiantes van a opinar tras verlo estos días.

Me pregunto, tras esta experiencia de charla muy grata que une a profesores y alumnos de varias instituciones universitarias en una actividad común de crítica literaria, si no tendría sentido usar las redes sociales, como aspira la plataforma The Littera Project, para generar grupos amplios, diversos, conectados y bien identificables de especialistas, y unir y reunirlos así en la distancia para que generen encuentros según peticiones y necesidades de los grupos de estudiantes, y por lo tanto, enriquecer las clases con un acceso por demás directo a otros especialistas que no es siempre el profesor de diario. Este trabajo en red, la configuración de hecho de una red que sea operativa y capaz de lograr conversaciones mixtas como esta, en las que varias clases (y el público en general) son la audiencia real y directa (más la que venga después al quedar el video archivado adecuadamente en internet), me parece una de las grandes prioridades para las denominadas Humanidades digitales. Colaboración abierta en redes adecuadamente conectadas.

Es decir, si yo tengo un grupo que trabaja en un momento del curso con algunos aspectos de un poema de Garcilaso de la Vega, y tengo además acceso inmediato a una red de especialistas en el tema o el poema, y acceso con ellos a otros grupos de estudiantes que trabajan algo parecido, ¿cómo no organizar una charla interactiva de este tipo en la que algunos ponentes disponibles dialogan en directo, y otros comentan y preguntan mediante las redes sociales, o dejan opiniones en el blog a posteriori? Esto nos permite intercambiar opiniones, conocer otras personas del campo de interés, iniciar un contacto interdisciplinar con estudiantes que pasan a formar parte de la red educativa, y aportar además valor educativo a la red, un interesante material didáctico en internet.

En este caso hubo cuatro profesores y un estudiante. También me pregunto cómo sería todo al añadir  en la emisión en directo, y por supuesto, al público que sigue la charla por video y redes sociales, otros lectores no especialistas (tal como la academia los define, si nos entendemos), pero que pueden aportar un valor extra de reacciones lectoras ante un texto como el tan famoso y conocido de los molinos de viento. Esas reacciones y perspectivas, traídas de aquí y allá, como el viento mismo, son las que, como las aspas de los molinos manchegos, generan una energía nueva que transforma lo eólico en mecánico, moviéndose la rueda y permitiéndonos, por ejemplo, fabricar la harina para un alimento esencial: el pan. O tamizar el conocimiento, por qué no, en nuestro caso.

Portada ebook don Quijote

Portada de e-book anotado e ilustrado de Don Quijote de la Mancha (ed. de Florencio Sevilla Arroyo e ilustraciones de Gustavo Doré)

Una estudiante se asombraba de la variedad de significados que adquiere el molino en el episodio. Yo diría que no hay molinos sin gigantes a los que temer, don Quijote los percibe como tales, y creo que con esta charla hemos querido conjurar un poco las sombras que a veces la tecnología impone sobre nuestras maneras de enfocar la pedagogía, al no saber muy bien cómo experimentar y acertar con novedades aún no probadas. Y no se trata de hacer comulgar con ruedas de molino. En esta ocasión, creo que no hemos salido vapuleados, como el manchego, y sin embargo hemos desentrañado muchas de sus razones para salir y buscar aventuras. Su aventura fantástico-tecnológica con el molino (instrumento que se extendió en España en torno a finales del siglo XVI) lo hizo tan loco a nuestros ojos como inmortal y digno de un respeto humano.

Es seguro que habrá más charlas+  en estos meses venideros, y esperamos contar con nuevos intercambios  y voluntarios en la red de The Littera Project, un proyecto abierto de colaboración, que no es más que la idea colaborativa y pública que mueve el “open source” informático aplicada ahora al código de la pedagogía digital, donde lo virtual y lo presencial en combinación adecuada nos ofrecen oportunidades magníficas para seguir generando interés y conocimiento.

Dejo aquí el video íntegro de la charla para quien quiera verlo y dejar sus comentarios. Gracias a todos los que ya participaron.